Depilación con Láser en San Francisco

laser-hair-removal-san-francisco

Sobre la depilación láser

La depilación láser ofrece una suave, segura y duradera solución para combatir el vello corporal no deseado y que puede eliminarse sin necesidad de afeitarse, ni de usar pinzas o cera. Sobre la base de los últimos adelantos, la depilación láser puede resultar en una reducción general del pelo sin dañar la epidermis y esto es así independientemente de su tipo de piel.

¿Es usted elegible para la depilación láser?

Los candidatos ideales para una depilación láser son quienes tienen el pelo oscuro y la piel clara. Los cabellos oscuros absorben más la luz láser y la piel más clara permite una mayor transmisión de la luz láser dentro del folículo piloso. Aunque cualquier persona puede realizarse una depilación láser, los pacientes de piel oscura o bronceada, pueden correr un mayor riesgo de cambios en la pigmentación después del procedimiento.

Acerca del procedimiento

El láser se dirige al pigmento localizado en el folículo piloso. La luz es absorbida por el pigmento en el folículo del pelo y esta energía se convierte en un calor que daña al folículo

del pelo. Este daño hace que se retrase el nuevo crecimiento del cabello y, en la mayoría de los casos, hasta puede resultar en una destrucción permanente de muchos de los folículos pilosos. A diferencia de la electrólisis, que mata a un folículo del pelo a la vez, el láser alcanza y trata a cientos de folículos a la vez.

La punta refrigerada tiene un efecto anestésico suave, esto permite que las áreas sensibles puedan ser tratadas de una manera relativamente indolora. Usted puede sentir una sensación de hormigueo o ardor durante el tratamiento, pero la mayoría de las personas toleran muy bien el procedimiento. La anestesia tópica está disponible para aumentar su comodidad en caso de que usted lo desee. Luego de su tratamiento, usted puede experimentar una sensación de quemadura de sol en el área tratada durante varias horas.

Qué esperar luego del procedimiento

Luego de unos minutos después del procedimiento, el área tratada puede volverse ligeramente roja e hinchada. Esta reacción suele resumirse con rapidez y vuelve a la normalidad en un día o dos. Aunque la recuperación es casi inmediata, dependiendo de la zona tratada, será conveniente que planifique sus obligaciones laborales o compromisos sociales en consecuencia. Entre tres a siete días, usted puede experimentar lo que parecería ser el crecimiento del pelo en el área tratada. En la mayoría de los casos, los pelos crean
esta sensación como resultado de su tratamiento pero no están creciendo nuevamente.

Es importante que entre los tratamientos, no se depile con cera o arranque los pelos en las áreas tratadas, pero está permitido afeitarse si es necesario.